17/12/18

AMNESIA INTERESAO



Nun soi a entendelo. Quiciabes seya pol enfile qu’arrastro. El casu ye que taba tou gayoleru vaciando botella a botella de xampán, coles mios amiguines davezu, cuando entró una paisana toa de negru con cuatro neños, ún d’ellos en cuellu, y empobinó pa min. Les camareres de la barra llamaron toes enraxonaes a los matones pa qu’echaren aquella recua darréu. ¡Namái faltaba que llegare la policía y atopare a menores dientro! La paisana engarróse colos matones demientres me glayaba:
-¡Castrón de mierda! ¿Nun quedrás que los neñós pasen la nueche conmigo, la so tía, nun día tan murniu pa toos?
Miréme y vi que tamién llevaba un traxe prietu, como de llutu, y, pa enriba, la cara d’aquellos neños sonábame muncho. Bueno, nun me voi rucar el tarru, seguru que mañana, cuando me quite la resaca, voi decatame de lo que pasó. ¡Otra de xampán, Irina!


El 4 de febreru de 2019 tornará con toos vós  el blog NON con un poema entitulau Poesía Muda. Xineru sedrá un mes de descansu pa en febreru poner la toxina botulínica que m'alixere les secueles del derrame celebral. Hasta entós, alón.

.



3/12/18

A DESTIEMPU



Les llárimes d’ausencia apenzaron a echala de menos malpenes ella me dexó solu na Tierra, ensin ser a siguila a un mundiu desconocíu, a sentila al par de mio por más tiempu; dos díes depués de la so desapaición continuaben a llorar dientro min los sentimientos a ella. Un pingar sele de tierra esparramábase pente la fuxaca y el mio celebru. Una soledá arrodiada de xente inundaba los silencios rotos del mio alma; los fíos, que me remembraben de contino lo vieyu que yera, acariñaben con frialdá’l mio llombu; el cura facía la señal de la cruz a la tarxeta bancaria; y l’enterrador tapábeme los recuerdos palada a palada. Una retafila de convencimientos sociales desfilaron delantre min dándome la mano y acompañándome nun sentimientu escoso.

Un disparu inesistente abrió la carerrera p’hacia los coches. El fíu mayor garróme en volanderes, rezando pa que naide nun se cruciare nel camín y fuere a llibrase de min nun santiamén. Les prieses en meteme dientro l’automóvil ficieron que me cayeren les gafes en suelu y se m’estrozaren los cristales. Un qué desastre yes salió-y de la boca qu’allampiába posame darréu y nun s’alcordar de min en tiempu. La velocidá lloco cola que conduxo enseñóme la casa onde yo vivía, pasando a tou meter al par d’ella ensin dame la posibilidá d’apeame. Un ónde me lleves salióme represo. Qué coño t’importa, espetóme con odiu na voz. Nun me perdonaba que nun-y dexáremos les perres pa dar la entrada d’un xalé col que fardar delantre los amigonos; si supiere que fo so madre quien se negó dafechu en dexá-yles; siempre pensaren que yo yera’l que me negaba a da-yos los caprichinos, pero non, qu’enquivocaos taben; agora qu’ella taba muerta nun diba sacalos del erru. Pasaron cais, aveníes, praos y, de sópitu, lleguemos a un pueblu chicu con una casa descomanada no fondero; yo conocía esi caserón de sobres; yera l’aparcamientu persones al que yo llevare a mio padre había años; enantes de trayelo a ella charre con él, non como los cobardes de los mios fíos que lo ficieren a lo zorrampliu. Un mañana traigote les gafes fo la única comunicación que tuve col mio verdugu. Miré pa dientro y namái aldovinaba a vieyos caminar a nenyures ente la borrina d’ausencia de les gafes.







Una vez ficháu ya instaláu, aparcáronme nun salón con golor a desinfectante pa vieyos. Los bultos glayaben y riíen como si fuere l’últimu día que lo diben poder facer. Lloré y lloré ensin que dengún se preocupare de la mio persona. Ente’l marabayu de persones mal apetiguñaes, dalguién en siella ruedes nun paraba d’esparavanear desaxerao p’hacia min. Pola voz saqué que yera muyer y que pronunciaba de contino’l mio nome. De xuru yera la lloca’l llugar con un Colás de maríu. Sicasi, la melodía del so tonu remembróme a Charín, Charín Payares, la moza más melguera qu’había en pueblu. Rondéla meses y meses hasta convertila nel mio refrescu oficial. Nun tuve arguyosu nin nada cuando la paseaba del brazu pela plaza mayor de la llocalidá y la convidaba merendar na confitería d’al par del quioscu la música. L’abandonu de lo rural polo urbán separtónos del futuru, ella fo pa la ciudá d’interior y yo pa la de costa. Sólo’l branu nos autorizaba a venos, dambos lluchábemos coles pareyes pa baxar a la playa na escalera que sabíemos nuestra. Home Colasín, Charín cielu, que casualidaes tien la vida, nin que lo digas…, siempre’l mesmu ritual, les mesmes rises, la mesma fermosura de cara. Tolos años nos pasábemos les señes y los númberos de móviles col aquello de visitanos, de comer xuntes les families, pero la vida púnxose a destiempu de dambos, alloñábanos ensin remediu, fiu a fíu, nietu a nietu, esperanza a esperanza. Hasta que la vieyera nun nos llevó más a la playa y les alcordances tuve de llevales en silenciu.

La muyer púnxoseme delicadina, namái salíemos al medicu y pa casa. Un día sonóme’l móvil, yera Charín, dicíame qu’abandonare al maríu, que nun yera a tar con él y pensar en min tol tiempu. Too se nos torcía, tuve de desplica-y que yera mal momentu, que la mio muyer tenía una enfermedá grave, que nun yeren a echa-y el tiempu que diba durar. Ella sintiólo muncho, dixo que sí, que tenía de tar al llau d’ella, que yá nos veríemos. La enfermedá fo llarga, llaméla una vuelta y otra pa desafogar, ella siempre tuvo bones pallabres, hasta que naide nun me contesto, el númberu taba desconectáu o fuera cobertura. Aguanté les llárimes nueche a nueche, non pola enferma que m’insultaba y dicia que yera un pazguatu, sinón por Charín, por una vida a destiempu, por un amor non consumáu.








Un celador entróme en bañu y punxo roxu al mio pudor. Esvocexó como si tuviere sordu que me dexaba les gafes enriba’l llavabu, que me les truxeren por mensaxeru. Llogré tapar les vergüences y salir de la ducha cuando yá marchare l’intrusu. Pasóme pela cabeza que nun pagaba la pena siguir nesta vida, que tenía de ser fríu y trazar un plan qu’acabare con aquella aborrición d’esistencia. Una mocina anduvo pelos cuartos avisándonos que baxáremos al comedor a almorzar. Nun tenía fuerces nin pa negame, coloquéme na mesa de la nueche anterior y el vecín de siella apurrióme un papel. Lleílo, yera daquella muyer de la nueche anterior, escribía que nun fuere testerón y la mirare; por favor, que nun mandare a otru celador pa ordena-y que nun se m’aprosimare. Busquéla cola mirada, siguía a saludame. Y entós, y sólo entós, decatéme de quién yera, les gafes descubríeronmela, Charín, la moza más melguera de tola residencia vieyos. A la fin el tiempu s’acompasare y dexábanos ser felices.


El 17 d'avientu tornaremos a tar con toos vós equí, nel Blog NON, con un microrrellatu entituláu Amnesia Interesao, ye puru humor cruel (tan afayadizu pa estes feches navidiegues). Hasta entós, ta llueu.

.

19/11/18

RUTINA



Llevantase
         a la lluz que s’escuende tres una mirada gacha,
         al silenciu qu’amiya de les pallabres roceanes,
y esllagañar la voluntá de los suaños dormíos.

Duchase
         col agua que mueya los suspiros arrechos d’esencia,
         col xel que llimpia los rancores nacíos en tierra esclavo,
y secar los sentimientos cola toballa de la esperanza.

Vistise
         cola ropa qu’esparde l’arume de la esistencia esguiloso,
         cola piel qu’ornia la eternidá de color dondu,
y mirar a los espeyos de la verdá asoliviada.

Llimpiase, duchase, vistise,…
pero yá pa siempre
ensin
                            ti.



El blog NON tornará con toos vos el 3 d'avientu. Hasta entós, ta llueu.



.

5/11/18

L’EMBAXADOR NOVATU



Nun quedría que me vieres con esti traxe ridículu col que nos faen vistir el día que tenemos de presentar credenciales. Échote en falta, prestaríame que tuvieres nestos momentos tan delicaos pa min. Cuando me falaren del gran sacrificiu que teníemos de facer los embaxadores pola patria pensé que desaxeraben. Facer requilorios a xente fato qu’arrampuñen a fartar al pueblu considéralo una babayada. Falar col rei y la reina ensin presencia los asesores nada que nun faiga una parvulista. Imaxínate la reina sirviéndome un platu de canapés de la que me soltaba de memoria la importancia de la pintura barroca nel nuesu país. Fo como estar dientro un documental con llocutora tatexa. Y les miraes que m’echaba; nun dexaba de soltar suspirinos y garrame les manes; y les rises nervioses que me dedicaba; pero eso nun fue lo peor, cuando pensé tar llibre d’ella y colar pa otru grupín, noté que me raspiaben el culu y me lu primíen; di la vuelta y miréla; taba a charrar con otru embaxador, repitiendo la xugada; arremellé los güeyos y busqué la fonte d’aquel tocamientu; entós vi al rei mirame con güeyinos deseosos. Y creeme cuando te digo que les cames reales son un migayín dures.


El 19 de payares espublizaráse de nueves esti blog; hasta entós, ta llueu.


.



15/10/18

CONFESIÓN



Anicio’l ritual. A un avemaria purísima síguilu un ensin pecáu concebida. El pazguatu de min nun lu miró a los güeyos, como si fuere l’unicu que cometiere pecáu. D’una sentada solté-y que realizare l’actu sexual fuera’l matrimoniu. Mantiénse calláu. Quiero que fale, qu’amose anoxu. Mírame ensin reprochame nada. Con un home, chinchélu. Pero yá nun siento nada por él, marmuré. Tienes dalgo más que confesar, fo la única rempuesta que me dio. Non, padre. Mándame rezar dos Creos y eso ye precisamente lo que-y quería dicir, que yá nun creo, que perdiere dafechu la fe nél. Intento colar d’ellí, fuxir, y él gárrame fuerte la mano. Avera la boca a la de mio. Retírola de la suya. Persíguela. Cedo.

De nada sirvió la confesión.


El 5 de payares tornará con toos vos el blog NON espublizando'l microrrellatu entituláu A Destiempu. Hasta entós, ta llueu.


.

1/10/18

ALCORDANZA A GÜELOS


Cada vez qu’abro’l coche esparrámase l’aire nordés enlleno d’esi golor a xaranzana que me remembra los branos en casa los güelos. Foron tiempos d’amor y sapiencia que percorren cada requexu del mio celebru. Daquella, unos padres de cariñu recateru preparábenme les maletes de la que planeaben allegres los díes ensin neñu. El sentimientu yera mutuu, tolo hai de dicir, a min tamién se me facíen eternos los díes con ellos, allampiando marchar pa onde se me quería. Cada curva, cada reuta, desixíen rápido otres y otres; al llegar, les voces de los güelitos sacábenme de la velea de reñes paternes ensin xacíu. Salía del coche escopetáu a abrazalos y ellos enllenábenme de besos qu’escaecíen aquellos meses perdíos de rises y cariñu l’alma.

El tubu escape los tránsfugues paternos ruxía enrabietáu demientres güelitu, el rei de les pallabres, recitaba sele aquel poema qu’escribiere’l primer día que yo pisare aquella casa. Güelita, la reina los colores, amosábame’l cuadru que pintare con tolos sentimientos que percibiere al mio rodiu. Ellos coyíenme les maletes, yo´l cuadru y les pallabres, entrábemos en silenciu, escuchando les pisaes de la compaña. Les escaleres llevábennos al cuartu onde díbemos esfacer les maletes del olvidu de la infelicidá. Otru añu más les ventanes dexaben entrar esi nordés que nos xuntaba.







El sol de les mañanes asomábase enllenu maxa, esa maxa que facía sieglos se perdiere na ciudá. El xiblar del cantu los Payares, himnu de los branos familiares daveres, avisábame que’l güelu taba a preparar l’almuerzu; al poco xuntábase amorosiego’l soníu los llabios mio güela que yera atapáu de xemes en cuando polos silencios de la taza café; yo baxaba de dos en dos los pasos de la escalera y entamaba a entonar la lletra la canción. Cuando finábemos la llacuada mañanera, güelitu poníase a prepar los bocadillos pa la playa, güelita acuriosaba la bolsa colos traxebaños, toballes y demás aperios y yo xixilaba cuciu la llegada los pirates de la casa d’arriba. De mano oyía como les pisaes bucaneres s’averaben a la proba del barcu; rápido sacaba los prismáticos y siguía’l caminar de les pates de palu; finaba llanzando’l glayíu de que díbemos ser abordaos d’un momentu a otru. Tres la entrada al xardín por parte los pirates vecinos, celebrábemos l’alcuentru cola danza de la tripulación Pates de Palu Colloraes. Güelitu poníase’l garfiu de plásticu y entonaba’l Llimón, Llimón, Llimón, la Botella Llimón. Nel camín a la playa organizábemos abordaxes a tolo que se movía. En llegando a destín, nun perdíemos nin un segundu n’entrar nel agua, nun saliendo d’ella namái que pa xintar o esplorar la rodiada en busca de pirates enemigos.

Aquel añu dalgo vieno a fadiar a los pirates l’allegría, una familia d’estiraos aterrizó a veranear en pueblu. Tan aforfugantes veraneantes teníen un fíu de la nuesa edá que nos escoyó como voluntarios a ser cafiaos. Averábase a nós y soltaba con tola pachorra el qué pasa chicos, a qué estáis jugando, no os parece mejor idea… Al dici-y que non, entamaba a berrar como si fuere un nenu cuna con fame. Los padres, siempre atentos a aquel llimiagu lladín, soltaben la reña p’hacia les nueses persones.

-Anda Xabelín, xuega col neñu, fáelo por min –dicíame sele la probe güelita a sabiendes que güelitu diba compensámelo una vez en casa.


Cuando entrábemos n’agua col aquello de nalar hasta perder l’aliendu y nun facer pie, unes berríes procedentes del fatu y dañín rapaz ordenábanos que paráremos o que diba cuntá-yoslo a los mayores. Un día sacónos de quiciu tanto que lu garramos por piernes y manes y apenzamos a metelu en profundidaes non esploraes. Desiguida decatámonos que malpenes sabía nalar, que los padres aínda sabíen menos y que los socorristes, cuando s’enfocicaben, yeren mui malos enemigos. Sicasí, fo manu santu, nun s’averó a nós nin anque regaláremos coleiciones de cromos. De nueves se llevantó la veda pirata y tornó la folixa a la playa.



Al mediar la tarde, tornábemos a casa con ganes d’oyer de nueves el reló de parede que guardaba’l tiempu na nuesa ausencia. Tomábemos una pieza fruta y sentábemos, güelu y yo, nel paraísu la lliteratura: yo a rellatar cuentos maraviosos y él a recitar pallabres vives. Güela diba pal cuartu’l color, al llau del de les lletres, escoyía la tonalidá pal pincel y esvariaba los sentimientos pel llenzu. Prestábame zarrar los güeyos pa buscar la inspiración; facer chasquíos de boca pa espertar a la goma y que borrare les metedures de pata; o escribir los suaños de vida aventurera pa que güelito s’asombrare.  Sentía que pertenecía a esi llar onde l’amor nun se vía atuñáu sinon que se repartía pelos corazones necesitaos. De xemes en cuando arreába-y un coldazu a güelitu p’amosa-y la cabera ocurrencia. Ríase con dulzor y aconseyábame correxir hasta la perfeición de la que me daba un chuchu d’afirmación.

Aquella tarde pidí-y que nun me ficiere denguna correición, qu’intentaría autocorrexime yo y enseña-ylo al final. Noté que crecía en cada pallabra, coma o aición que cambiaba; el puntu y final pillóme arreglando lo cabero. Enseñé-ylo a güelitu que lo garró como acariñando les idees. Al devolvémelo, clisé, malpenes tenía señalaes dos o tres zones a revisar; mandóme iguar lo que me punxere a color y diome un chuchu que me supo a gloria. Él quedóse pigazando un migayín demientres yo trabayaba. Tasquéme la chola, primí la llingua colos llabios, arremellé los güeyos y sonrii a cada vez que solucionaba un problema; nun duldé qu’aquel testu diba ser el primeru que me publicaríen.





Al finar l’escritu, l’aire nordés retiróse y un orbayu constante dexóse sentir.

-Güelitu, güelitu, acabé. Güelitu…

El reló de parede detuvo’l tiempu. El páxaru pintu que cantaba cada vez que pasaba una hora quedó mudu pa siempre.




Vémonos el llunes 15 d'ochobre con un microrrellatu entituláu Confesión. Hasta entós, ta llueu.




.

7/5/18

SÚPLICA



Eternu marmurar de fueyes
d’un árbol ensuchu d’amor,
dexa que los airones de sentimientos
faigan sonar el teléfonu la vida
y amataguen la dominancia
de la voz del silenciu.


Necesito vacaciones porque toi a escribir una novela y la cabeza necesita tol tiempu pa ella. Tornaré de nueves p'hacia ochobre o payares. Hasta entós, que seyáis felices.


.