7/5/18

SÚPLICA



Eternu marmurar de fueyes
d’un árbol ensuchu d’amor,
dexa que los airones de sentimientos
faigan sonar el teléfonu la vida
y amataguen la dominancia
de la voz del silenciu.


Necesito vacaciones porque toi a escribir una novela y la cabeza necesita tol tiempu pa ella. Tornaré de nueves p'hacia ochobre o payares. Hasta entós, que seyáis felices.


.

16/4/18

DESÉU


Yá sé que nun me van creyer. Entiéndolos. Yo tampoco lo faería. Si hasta’l trabayu que tengo suena a xirigonza. Soi la emplegada de Payares&Cia Anticuarios, una tienda qu’hasta l’uniforme ye del sieglo XVIII y los veceros asemeyen tar sacaos d’una novela picaresca, siempre sollertes a prauticar la engañifa con cualquier dependiente qu’intente sacar los pies del renacimientu. Panorama qu’amosa tolos ingredientes necesarios pa facer de la mentira un arte.

Too apenzó una tarde de troníu esaxeráu y lluz mortecín. Naide nun s’atrevía n’entrar naquella república de les falsificaciones. Aprovechábemos el tiempu catalogando toles falcatrúes que nos espetaren nos últimos díes. Tando yo con una baraxa del tarót, alcontréme con una carta de la muerte que m’abultaba viva. Los güeyos apeguñábenseme a aquel naipe cuando noté que dalguién se m’averaba. Di un blincu alloriante en cuantes me tocó. Tenía cara d’androide y los deos esturnios movíalos col ritmu d’un robó. En suelu posare un oxetu tapáu con tela polvoriento. Miréla y remiréla ensin ser asitiala en denguna época la historia. Una voz d’ultratumba impúsome dir buscar al que tuviere al frente d’aquel llugar. Nun fui nin a moveme, un glayíu silenciosu llamó al señor Payares. En llegando’l xefe, ella llevantó los brazos con sen amenazador, a lo qu’él gachó l’arguyu, desatapó l’oxetu y llimpiólu de mugre de bien d’años. Tres bones frotaes, la figura d’un espeyu dexonos hipnotizaos. Avezáu como taba siempre a mandar, xubió a regañines aquella ayalga, arremelló los güeyos casi hasta dar col techu y dixo que, pol estilu, aquel espeyu yera del imperiu austro-húngaru. La muyer nun taba por falar muncho y díxo-y un preciu. El señor Payares recatió’l valor l’antigüedá pero ella nun gorgutó y tornó envolvela col trapu. El xefe garróla pel coldu pa detener la so marcha y soltóla como si-y diere la llétrica. Ella mirólu con cara ascu y repitió la cantidá que tenía de da-y si quería aquella ayalga. Él sacó la chequera y pagó-y como dios manda. Ella marchó como llegó, ensin que naide nos diéremos cuenta.

El señor Payares llevó aquella conquista austro-húngara hasta’l despachu de so. Siguílu como colexala obediente y zarre la puerta. Apurrióme productos de llimpieza pa que-y mantuviere rellimpiu l’espeyu y fízome promete-y que nun lo diba dicir ente los compañeros. Sentí qu’aquel secretu nun yera denguna obligación pa min. Salí con ganes de volver too darréu a espeyame naquella lluna divina, pero fo’l xefe quien se quedó con él. Eso púnxome mui celosa.






Los díes enllenáronseme de deséu lloco y nun pisaba la casa al nun ser que fuere pa dormir. Salía del trabayu y diba degolando d’una tienda a otra, d’un chigre a otru, d’una plaza a otra, …, cualquier sitiu me sirvía con tal de que tuviere cerquina d’aquella ayalga ausente, d’aquella necesidá de reflexar la esperanza de ser querida. Sentíalu tan cerca y tan lloñe a la vez, arrodiáu polos brazos, polos besos, pol roce del señor Payares y poníame de los nervios. Alternaba los suaños de ser a tocalu con pensamientos de desfaceme d’aquel xontrón que lu acaparaba. Namái naquellos minutucos diarios que lu llimpiaba aselábame l’alma y l’espíritu asemeyaba ser más y más mozu. Cada vez que pasaba d’un llau a otru’l trapu, vía como se me diba una agurria de la cara anque se tornare nuna mancadura nel corazón. Les llárimes remocicábenme la ropa; los xemíos peñábenme’l pelo y tornábenme los rizos de neña; el dolor interior calzábame como una yogurina. Por embargo, tengo de dicir, el xefe envieyaba a cada segundu que pasaba al par d’él. Eso facía que la venganza se retrasare na mio cabeza.

Una mañana llegué a la tienda y vi una ambulancia na so entrada. Glayíos y sollutos salíen de dientro ensin cesar. Dos enfermeros sacaben al señor Payares en parigüeles. Tenía cara d’androide y los deos esturnios movíalos col ritmu d’un robó. Semeyábase neto a la muyer que truxere l’espeyu. El despachu taba zarráu dafechu con llave y un respingu percorrióme la rabadiella.

Tuvo de pasar una selmana pa que me llamare’l xefe dende l’hospital. Di coles pates en culu na esperanza de que m’apurriere les llaves del despachu. Esbabayó y esbabayó al rodiu lo peligrosu que yera l’espeyu. Encamentóme que lu tirare nun basureru que tuviere lo más lloñe del ser humán. Diome les llaves y díxome que me garrare un mes o dos de descansu, que me diba facer falta depués del esfuerzu a realizar. Mirélu con cara melandru desconfiáu, a sabiendes que marcharía escopetada a xuntame al mio amor y que lu diba llevar pa casa.





Los díes trescurrieron nun infiernu pacetible. El deséu trespasóse de min a él. Nun almitía que me moviere del so llau. Les agurries tornaron de nueves a la mio cara. Esporpollaron y esporpollaron nel cuerpu y nel celebru, nel alma y nel corazón, nes esperances y nes penes. Sentíme esclava. La voz nun yera a salir de dientro min. Picaron a la puerta. Sonó’l teléfonu. Nun contesté a naide. Temí pola mio vida.

Una mañana de troniu esaxeráu y lluz mortecín fui a tira-y un trapu vieyu enriba él. Vistíme colo primero qu’atope. Baxe a toa mecha ensin ser a decatame del pesu del fuin. Púnxelu nel asientu traseru y conduxe hasta llegar a la cuidá más llonxana que me dio la gasolina. Al entrar na tienda d’antigüedaes a la que fui nadie nun taba atento a los clientes. Piqué-y nel llombu a una dependienta que taba esaminando una baraxa del tarot. Dio un blincu como si viere a un diañu. Ordené-y que llamare al que dirixere too aquello. Una vocina de pita pronunció un nome. Entós, y sólo entós, vi la carta de la muerte y supe que nun diba ser la última vez que vería al austro-húngaru.


El 7 mayu tornaremos otra vuelta a espublizar nel blog una poesía entitulada Súplica. Hasta entós, tenéis dos cites pergrandes cola Llingua Asturiana: el 21 d'abril a les 12 del meudía de la Estación na cai Uria d'Uvieu sal una manifestación pola Oficialidá y el 4 mayu celébrase el Día de les Lletres Asturianes cola manifestación y l'actu de la Academia de la Llingua Asturiana. Nun faltéis a denguna d'eses cites, la Llingua Asturiana merezlo. Vémonos.



.

2/4/18

LES TERTULIES DEL ETCÉTERA


La llacuada del café Etcétera adelantóse un día por mor de don Aquilín, presidente de la nuesa tertulia lliteraria y  miembru de la familia con mayúscules del pueblu, los Payares del Versu Floríu, que tenía dalgo urxente de cuntanos.

-Tamos de norabona. Doña Virtú, viuda de don Merexildo de Fontesanta, unvióme un recáu pol carteru de que’l so nuevu inquilín naguaba por ser miembru de la nuesa renomada tertulia. A lo que se ve, ye un afamáu Premio Nobel de Lliteratura de cuyo nome nun soi a alcordame.

El marmullu oyóse hasta nos escusaos del café onde diben los veceros a fumar nos díes de lluvia. Tres rellambenos a lo lloco pol prestixu qu’esi gran honor diba trayer a la tertulia, montar una folixa de comida que dibemos sestiar hasta la nueche y entamar una acoyida de facer historia pa tan grande personalidá, quedemos en venos al día siguiente.





Don Aquilín avisárenos que taba mal visto el ser puntual ente la xente bohemio asina que decidí llegar diez minutos tarde. Namái entrar nel café nun atopé a dengún contertuliu pero púnxeme de tolos colores al ver que nel reserváu yá taba’l premiu nobel. Fice-y requilorios a esgaya a los que respondió con un cenciellu apretón de manes. El restu los miembros fueron aportando mansulino, non como los pinchucos del café Etcétera que garraron priesa neto a la fame que paecía tener l’estómadu del convidáu. Don Aquilín peslló la llegada de xente a la reunión, apuróse en pasar al comedor pola falta de pinchinos y dixo que dexábemos pa más llueu los discursos.

Enxamás nun vi, anque meyor diría oyí, una tertulia tan silenciosa. El premiu nobel pasaba la comida d’un carriellu al otru ensin da-y aliendu al dentamen. Como bonos anfitriones inflaos d’importancia, poníemos procuru en facer neto al nuesu convidáu, nun fuere pensar que yeremos un migayín xabaces. De la que soltó les primeres pallabres, nós descansamos d’aquella xinta pesao y pidimos un dedalín d’oruxu p’alixerar la barrigona.

-Caballeros –apenzó-, siéntome agasayáu de que m’acoyereis como miembru de tan afamada tertulia. Hasta la capital del reinu llegó les percultes xuntances d’Etcétera –les risuques d’arguyu nun se reprimieren en sonar hasta na Ca Conceyu-. Por mor d’ello, cuido que sedría un aciertu dafechu’l facer d’estos alcuentros dalgo de caráuter diariu en cuentes de selmanal –la idega yera xenial y nun tardamos n’abrazala-. Veo que nun va facer falta votalo, que tamos toos d’alcuerdo. Quedamos entós pa mañana. Ta llueu pues.

A don Aquilín nun-y presto que’l nuevu s’erixere en xefe ensin cuntar cola so opinión. Los focicos llegáben-y hasta la puerta. Sabémoslo porque nun fuxó col convidáu dándose importancia sinón que lo fizo solu, dexándolu con nós pa que pagare a escote la xinta. Salimos del café colos bolsos rascaos y el fríu trescalando les bufandes del alma.



Na segunda xornada, el premiu nobel amosóse dispuestu a aconseyanos nes duldes lliteraries que tuviéremos. Montóse tal baturiciu que tuvo d’intervenir don Aquilín pa facer una llista onde s’ordenare les intervenciones. Caún propunxo la mena d’ellaborar tala llista más afayadiza pa los sos intereses. Dalgunos, como los sos primeros apellíos entamaben por A, desixíen que se guardare un estrictu orden alfabéticu. Pa otros, los más vieyos, la fecha nacencia yera la más natural forma d’igualo. Hebio quien propunxo que fuere l’orde alfabéticu de la cai onde se viviere. Hasta llegar a don Aquilín, quién propunxo que fuere’l bancu’l que s’encargare d’ellaborar el llistáu. Y tando nestos discutinios, entraron los camareros a preparar les meses pa la xinta. Quedemos en tomar una decisión definitiva na siguiente xunta.

Fo nel tercer alcuentru cuando aquel home tan lletráu yá intelixente nos propunxo siguir los pasos que se lleven p’alantre na construcción d’una novela. Abultónos a toos xenial. Separtámonos por grupos y abrimos una recoyida d’idees. Al final namái teníemos de llevar una propuesta a la puesta en común. El premiáu tomaba nota perfeuta de tolo que se falaba y escoyó la más aconseyable pal trabayu que tábemos a facer.

Nel cuarto día llevantamos los andamios que dexaron elevar la novela na quinta xornada. Pali que pali, vimos como pasaben les reuniones y el trabayu meyoraba abondo. Un día llegó don Aquilín col suplementu lliterariu del periódicu llocal y enseñónos un articulín sobre’l miéu a la páxina en blanco. El nobel garró desiguida el papel y dixo que lo quería lleer él enantes que lo esgranáremos ente toos. Tando toos d’alcuerdo, quedemos en venos al día siguiente.



Una cerveza llevó a la otra y l’escritor premiáu nun llegaba. Tabemos a entamar esmolecenos cuando aportó doña Virtú, viuda de don Merexildo de Fontesanta, a avisanos que l’afamáu escritor desapaeciere llevándose toles pertenencies. Mirámonos estelaos. Don Aquilín aseguró que tenía d’haber una desplicación. Doña Virtú dixo quién-y diba pagar la factura que-y dexare a deber. Echámosla a tou meter, llamándola de too, anque enantes d’ello llanzónos el periódicu del día anterior. Don Aquilín carraspió. Abrímoslo na páxina del suplementu lliterariu. Los güeyos percorrieron les páxines hasta dar col articulín de marres. Un deu de nós esvarió ente los renglones. El so nome taba ellí, ente los escritores que se marmuraba que sufríen el mieu a la páxina en blanco. Don Aquilín trataba de xustificase, nun fizo falta, toos sabíemos que nun lleía nin l’horóscopu pero pensábemos que yera un home de mundiu, que nadie-yla daba. ¡Qué enquivocaos tábemos! La tertulia esfízose aquel mesmu día.



Nun vi al lladruepu d’idees hasta la presentación de la novela que diseñáremos ente toos. Yera un ésitu dafechu acordies a la prensa combayona. Nin me miró al averame a él. Preguntóme’l nome a quién dedica-y el llibru. Díxe-y Café Etcétera. Una risuca averóse-y a la boca.







Esti blog tornará´l 18 d'abril con otra flash fiction entitulada Deséu. Hasta entós, ta llueu.




.

5/3/18

POESÍA



El rellámpagu
              allumó
                    la pallabra.
El martiellu de seda golpióla
como’l sele balanciar d’ales
d’un raitán d’oyíos marmurantes.
L’impulsu atotóla mansulino
a les hermanes ente significaos
amatagaos pola vida y la muerte.
Nun tris, apenzaron a amorosase.
             La tronada
             seleicionó
             los soníos.
Les pallabres esbillaron les formes
pa ser royides dafechu polos humanos
y, pali que pali, brillar como desmayos.
Una sinfonía de foles ronroniaron
les verdaes n’espeyos xiblantes.
             L’airón
       emprimó
recitar.         


Voi garrar unes curties vacaciones y tornaré a espublizar nel blog el 2 d'abril, fairélo con una flash fiction entitulada Les Tertulies del Etcétera. Hasta entós, ta llueu.



.

19/2/18

AGUA DE LLAGARTESES




La familia’l señor siempre-y tuviere della pelusa al probe home. Enxamás nun-y perdonaren l’actitú rebelde que mantuviere colos padres. La engarradiella entamó cuando se negó a casase cola muyer que-y escoyeren. Naide enantes s’atreviere a desdexu talo a un Payares de Figaredo. Separtáronlu del so llau y esterráronlu a la soledá del insultante trabayu de capataz. Sicasí, él nun s’apandó poles considerances babayes de la so familia.

A la muerte’l padre, don Xandru Xosé Xenerosu Payares de Figaredo, recibió namái la herencia lexítimo que reducíase a unos terrenucos lloñe la población y ensuchos a esgaya. Bueno, tamién arrecostinó con ésti que vos fala. Probe señor, mialma que-y sacó ganancia al matrimoniu.



La herencia tresformóse nuna papayada dafechu: lo que se trabayaba pel día, esbaratábase na nueche. A lo que se vía, dalgunes alimañes mostrábense ensin denguna vergoña l’orixen del problema. El señor, cansu de tanta sacabera, iguo una casa cerca les tierres y fuimos afamiar ellí. Poco yera a llograse naquel sequellín que morríen hasta los llimiagos de fame. Intentó pidir empréstamos pa mercar animales que nos sacaren de probes pero les sacaberes furaren y furaren hasta consiguir que nos los negaren.

De sópitu, el señor coló p’hacia les montañes vecines y nun tornó n’hores. En llegando, mandó chucame darréu. Entrugué-y si nun vixilábemos aquella nueche.

-Nun t’esmolezas, tiempu habrá nel que les alimañes morderán la llamuerga que-y sobre a esta tierra. Descansa agora, que mañana faerános falta tola fuercia que seyamos a ello.

Aquella nueche apaeció agua nuna cueva al par de la casa qu’esnidió per metanes la tierra y fue desapaecer nuna furaca too darréu. Hebio quien faló de maxa negra. Otros soltaron que fuere frutu d’un pautu col diañu. Personaxes de pelaxe señoritingu fueren charrar cola ilesia. A toos ellos los recibió’l señor por igual: dio-yos un vasu agua y desplicó-yos con llocures lo inesplicable.




Les coses apenzaron a camudar dafechu: contrató xornaleros, mercó animales, regó les güertes cultivables… La xente’l pueblu entamó a sofitar al mio amu. Bueno, non tolos del pueblu lo facíen, esti xudes escomencipió a falla-y. Los asquerosos los sos hermanos obligáronme a exercer d’espía a cambiu de que nun echaren a mios padres y hermanos de trabayar na so mansión.

Los informes llegáron-yos con puntualidá. Nellos repetía-yos hasta cansar que nun había nada raro naquelles tierres, que’l mio señor facíalo too llegalmente. Fo entós cuando se decataron de les llagarteses qu’apaecieren a la vez que l’agua y a les que’l so hermanu tanto curiaba. Dixeron que nun yeren llagarteses normales, que la so raza nun figuraba en dengún llibru d’herpetoloxía. Quisieron saber d’ónde apaecieren bichos tan puercos y pa qué los destinaba’l mio amu. Pregunté-y direutamente al señor y asina solucioné tan babaya dulda. Díxome que les mercare  a un bufoneru que diba de pasu y que-y les vendiere como les llagarteses de la suerte: cuantes más colores amosaren, más felicidá-y daríen. Los míseres cuidaron que talos animales entraben dientro les llocures del so hermanu y nun gastaron nin un minutu nellos.



Una nueche de branu, los señoritangos de la llocalidá organizaron la so caza anual de curuxes. Les pieces más increyibles amatagábense nes tierres del señor y ésti vixiló que los xabaces cazadores nun les mataren. Tando nello, una chavalería fata a fartar quiso riíse d’él y entamó a disparar al aire. El soníu ascuchábase cercanu, endemasiau cercanu. El mio señor reculó. Apenzaron entós a disparar dende les sos espaldes. Nun supo qué facer. Les bales mecíense coles rises. D’esmenu, a ún de los fatinos escapóse-y de les manes el rifle. Un glayíu alloriante truxo’l silenciu. Les carreres cobardes llevantaron el vuelu. Les rodielles claváronse-y na tierra. Probe señor, siempre tan humanu; hasta na muerte. Naquel intre les llagarteses arrodiáronlu ya intentaron da-y el so caberu aliendu. Fuxó-yos el color. La murnia dexo colar a la suerte.

Pa l’autoridá fo un accidente. Pa los homes de ringorrangu fo dalguna bala que se perdió de la curuxa a la que diba dirixío. Pal pueblu…, ¿dalguna vez importó lo que pensare’l pueblu?



El cuerpu velámoslu la xente que sabe lo que quier dicir solidaridá. Aquellos que namai son a esmolecese pola riqueza van corriendo a buscar al notariu y lleer el testamentu enantes de tiempu. Les llagarteses truxéron-y la riqueza’l señor y él tornó-yos los terrenos cuando nun los necesitó. Yeren les úniques herederes. Aquella nueche hebio otra cazería, una con saña, una que finó cola vida de cauna les llagarteses.

Malpenes zarraron la so sepultura, abrieron too darreu oficialmente’l testamentu. Al nun quedar denguna heredera viva, la familia fízose cargu de tolos bienes. Les llárimes viéronse tapaes poles rises, pol trunfu de los acostumaos siempre a ganar. Cuando fueron tomar posesión la herencia, atopáronse coles tierres ensuches d’anguaño. Nada valíen cuando-yles dieron al señor y nada valen cuando tornaron a ellos.


D’entós p’acá, cuando dalguién del pueblu tien sede, pide agua pa llagarteses. A cada vez, les rises déxense escapar en cada requexu d’honradez.


El 5 marzu que vien espublizaráse una poesía entitulada Poesía. Hasta entós, ta llueu.




.

5/2/18

EL SILENCIU YE…




El silenciu ye         una pallabra

             de foles airaes

       qu’averen el tiempu

a la lluna de besos.



El silenciu ye         una llibreta

             de gaviluetes de tinta

       que nalen en ríos

d’azules abrazos.



El silenciu ye         una poesía

             de texos suañadores

       que guarden la vida

nuna mirada d’afeutu.



El silenciu somos   tu y yo
                           amorosándonos.



El 19 de febreru que vien espublizaráse la flash fiction entitulada Agua pa Llagarteses. Hasta entós, ta llueu.



.

15/1/18

CUATRO


La llegada maxestuosa de la nueva vecina a ún de los barrios más glamourosos de la ciudá fo espampanante. Cuatro pisos, con cuatro puertes caún (dos de los propietarios y dos pal serviciu) y cuatro ascensores (tres de propietarios y un chicu pal serviciu) debuxaben l’altor del portal qu’escoyere pa vivir. Too ello si cuntábemos lo de los seiscientos metros cuadraos d’espaciu interior y los cien metros cuadraos de terraza de cada vecín. Nun vos abultará raro si vos digo que cada edificiu ocupaba una mazana entera. Aportó en limusina, cuatro cochucos pal serviciu y cuatro camionones de mudanza. Gorra de platu, cofies a mamplén y uniformes col nome de la firma que facía’l treslláu de les pieces esclusives del mobiliariu tuvieren moviéndose pela rodiada prauticamente tol día. Les grandes superficies qu’abastecíen d’alimentos, ferramientes, maquinines llétriques y tola carrapotada de cosines y cosones tuvieron los dos díes siguientes sirviendo a la nueva inquilina. Enxamas nun s’usaren tanto los prismáticos ente les meyores families del contornu. Yo, por embargu, de sen desconfiao, anoté les matrícules los coches, garré les señes de la mudanza y oyí al traviés de les parés pa decatame del gráu d’educación ente ellos. Nun sabía bien qué yera pero dalgo me dicía qu’aquello yera más de película que de realidá.


Tardó cuatro díes en picame a la puerta pa presentase como la persona que diba compartir puerta nel cuartu pisu. El so nome nun dexaba llugar a dulda de la supuesta suerte que tuviere con ella, pero había dalgo alcanforáu que me cafiaba nes narices: doña María de les Cruces de la Lluz Sacra y Payares Abondosos, madre de la marquesa del Llar Allegre; sólo ascuchalo respigábaseme too. En xestu de bona voluntá convidóme a una xinta inmeyorable, pero desiguida supe que yera trayida d’ún de los restauranes de más prestixu la ciudá. Tanta cofia y nun tenía nin cocinera. Ellí, ente platu y platu, intentó entamar una amistá que yo namái simulé por interés profesional, pa eso yera viuda del comandante en xefe de la policía autonómica. Cuntóme que tenía vezu de movese de ciudá en ciudá cada cuatro años, buscando pisos que tuvieren les mesmes carauterístiques y nes zones de más ringurrangu que naide pudiere imaxinar. Quedamos tolos díes pa tomar el té y charrar, anque pela mio parte añadí lo de ñarigar.

Pasaron cuatro meses enantes de facer comentarios al respeutu les nueses vecines. Decatéme que na so intención taba’l separtame del restu’l vecindariu y yo dexé que lo pareciere: fíce-y ver que retiraba’l saludu y ponía la cabeza alta, pero disculpábame en cuantes nun taba con ella. Acudimos a bailles de sociedá onde presenta-y a apellidos de posibles. Percorrimos tolos cafés, restauranes y llocales sociales que que tuvieren de moda ente la xente de bien. Díbemos a la ópera y al teatru de cuando en cuando pa que nos vieren. La llibreta d’anotaciones tuvo a piques d’acabáseme.

A los cuatro trimestres marchó supuestamente a visitar a los fíos a los sos palacios. Sirvióme pa consultar a dellos collacios del mio difuntu que taben tovía de serviciu. Quedaren en llamame coles nueves, anque yá m’avisaron que les matrícules y el nome de la mudanza yeren falsos, pero les señes sonába-yos de dalgo que pasare dalgún tiempu. Tando nello, informáronme d’un atracu mui sonáu que se produxere per parte, ente otros, d’una muyer asemeyada a la vecina. A la so vuelta de la visita, amosé-y un recorte periódicu que recoyía información del atracu. Aseguré-y que yera una de les mios aficiones y que me podía aidar. Nun se dexó achuquinar y vino conmigo al llugar onde asocediere l’atracu y falábemos coles víctimes, los vecinos y cuido qu’hasta coles mosques. Nin que dicir tinía que yo fixábame más nes sos reaiciones que no que los testigos dicíen. Yera fría como la piel d’una culiebra, hasta se rio cuando una testigu dixo que-y abultaba mui parecida a la que más mandaba.

Al cumplise casi cuatro años de la so llegada hubo dos atracos más y ella envalentonóse nes pescudes. Nun llogré nada d’aquello y reculé. Anuncióme que diba colar, que yá se cumplire’l tiempu d’estancia na ciudá. Entamó un baillé de despedida al qu’asistiríen les riqueces más aquello de la ciudá. Pa ello truxo xoyes a mamplén que, según ella, tenía espardíes peles cases de les fíos. Quiso guardales na mio caxa fuerte pero deseyaba tar xura de que tuvieren a bon resguardu. Despliqué toles alarmes que tenía na casa. Cuatro veces tuve de desplica-y como funcionaben, amás d’asegurá-y que la caxa seguridá poseyía una combinación que namái sabía yo. Bueno, y depués d’aquello, ella.  Fo’l festeyu más allucinante al qu’asistí na mio vida, y mira que fui a bien d’ellos cuando taba vivu’l mio home. Una vez finada la fiesta, descansando nel mio sofa colos pies bien p’arriba, soltóme que diríemos xuntes cuatro selmanes a una islla paradisiaca na que nun funcionaben los móviles, nin los teléfonos, nin llegaben periódicos, vamos, que perdieren la llave cola civilización. Ellí despediríemonos a gustu nun ambiente de playa, masaxes, copes arrodiaes por agua de piscina, llugareños con cualidaes abondes, un auténticu pieslle d’amistá. Rendíme, a aquella muyer nun la diba coyer na vida.



A la vuelta, nel aeropuertu, dexó cayer delles llárimes y dixo sentir nun acabar el casu de los lladrones de los pisos de luxu. Cunté-y que nun tenía importancia. Recoyimos l’equipaxe, salimos de la terminal y vimos abondos coches de policía. Quedé estelada. Tamién había como venti canales de radio y televisión. Veníen corriendo pa nosotres. Un guardia púnxome les esposes y lleóme les mios drechos. Tovía ye’l día güei na cárcele que remembro esa risuca faltona que me punxo María de les Cruces de la Lluz Sacra y Payares Abondosos.





 El 5 de febreru voi espublizar la poesía entitulada El Silenciu Ye... Hasta entós, ta llueu.




.